Volver al menú de Punto de encuentro. Temas de HoyPunto de encuentro. Temas de Hoy

Páginas de la Juventud


Hablan los Jóvenesablan los Jóvenes.

 

 

El Rosario en Sevilla

LA HIPOCRESÍA DE NUESTRO MUNDO

En ocasiones todos hemos llegado a pensar que nuestra vida no tenía que ser así. Dedicamos la eternidad, que nos es dada al nacer, a soñar con la perfección, olvidando que en sí misma no es más que otro defecto.

¿Quién no ha cerrado los ojos, aún siendo un niño, y ha inventado su propia vida? ¿Quién tiene el valor suficiente para renegar de un sueño? ¿Quién no ha soñado alguna vez?

Nos "educan", nos inculcan "valores", nos "preparan" para tomar las riendas de nuestra vida, pero, a la vez, nos obligan a soñar con lo desconocido, nuestro futuro. Nos obligan a hacer de nuestra vida una utopía, luego nos empujan contra el más duro de los muros: la realidad, y todo nuestro universo se pierde, se olvida, muere.

A una cierta edad la burbuja que te recubre se resquebraja, y aquel maravilloso mundo que un día conociste, queda rebajado a un simple sueño. Eso es la niñez, un sueño.

Ahora, con casi 18 años, no sé si soy feliz por haber podido disfrutar de ese tiempo ya muerto, no sé si soy afortunada. ¿Por qué habría de serlo? He pasado toda una vida soñando y, ahora que ha llegado el momento de abrir los ojos, me avergüenza admitir que, mientras el mundo en el que vivo se ha ido pudriendo, yo no he sido más que una simple soñadora.

Se pasan media vida lavando nuestro cerebro. ¿Para qué? ¿Para que, al despertar, el dolor sea mayor?

La mayoría de las cosas que nos son enseñadas jamás nos serán útiles. En cambio, nos ocultan que el mundo al que van a arrojarnos no es más que un montón de basura. ¿De qué sirve entonces ser niño y soñar?

En sí misma, la vida es un cúmulo de confusiones y cabe preguntarse si poseemos el poder suficiente para seguir arrojando más niños a este mundo, a este "montón de basura". ¿Qué podemos ofrecer? ¿Qué les diremos cuando sus ojos nos miren y nos digan: "esto es la vida"?

Les mostraremos el amor, la solidaridad, la paz, la felicidad... y luego les abandonaremos a merced del odio, la envidia, el dolor, la soledad... Les mostraremos un mundo de papel que será quemado ante sus propios ojos. ¿Qué podemos ofrecer?

Sí, podemos dar a unos niños millones de empresas con ganancias suficientes para toda una vida, podemos darles centrales nucleares, mares inundados de vertidos petrolíferos, parques artificiales... un mundo de plástico. Podemos darles ciudades con magníficos edificios, pero desde donde es imposible ver la más brillante estrella. Sí, podemos poner en sus manos una cantidad moderada de basura para desentendernos del problema y dudar si alguna vez existió.

¿Qué es lo que somos? Generación tras generación vamos pasándonos la "bola" como si fuese un juego, un simple juego. ¿Acaso nadie se parará nunca a olerse las manos? ¡Basura! Todo lo que tenemos, lo que nos han dado, basura ¿Y qué hacer con ella? Lo más sencillo, lo que siempre se ha hecho: ocultarla lo mejor posible para, así, seguir creyendo que nos recubre una burbuja y que aún estamos a tiempo de seguir soñando.

Sólo puedo encontrar una palabra capaz de definir la sociedad, la humanidad, lo que nos rodea: hipocresía.

Somos por naturaleza hipócritas, y me incluyo, porque, cuando termine de escribir, volveré a vivir mi vida de niña, volveré a soñar en un autismo absoluto y me olvidaré de que este mundo está podrido, para vivir en el mío propio que, aun sin darme cuenta, no es más que otro simple sueño que tapa mi propio montón de basura.

MARÍA PALOMARES PASTOR

El Rosario en Sevilla

¿POR QUÉ?

¿Por qué dicen que la distancia es el olvido

y yo no hago más que recordarte?

Tengo tu imagen grabada en mis pensamientos,

Tengo tu voz sonando en mis oídos;

Mis labios ansían tus besos,

Mi piel anhela tus caricias,

Mis ojos te buscan en cada rincón

Logrando tan sólo entristecerse.

Mis manos desean tocarte de nuevo.

¿Por qué te quiero tanto a pesar de las heridas?

¿Por qué te quiero tanto a pesar de lo que hiciste?

Creí que la distancia me ayudaría a olvidarte,

Olvidar tu negro pelo,

Olvidar tu piel canela,

Tus ojos profundos como el océano,

Tus besos tan suaves como la seda.

Pero no puedo…

No puedo a pesar de las heridas.

Aisha

El Rosario en Sevilla

 CUANDO CAE LA NOCHE

A veces, cuando cae la noche

Y las estrellas iluminan el cielo,

escucho a lo lejos tu nombre

y la brisa acaricia mi pelo.

Sombras repletas de sentimientos,

repletas de cariño, ternura y pasión,

noches repletas de encuentros

para disfrutar de tu gran amor.

Crepúsculos por muertos elogiados,

inundados de suavidad y dulzor,

noches de mil imágenes grabadas

por mucho tiempo en tu corazón.

A veces, cuando cae el día

y siento ese gran vacío interior,

intento recordar todos los dones

que la madre naturaleza te dio.

Sonia

El Rosario en Sevilla

 ASÍ ME SIENTO

Hola, soy una chica de 16 años y, según todo el mundo, muy alegre, bueno, más bien me dicen que estoy loca... pero, en el fondo, me siento muy liada y aturdida.

Hay días en los que me encuentro mal, deprimida, casi desesperada, pero hay otros en los que me siento eufórica, y esos momentos los necesito para recuperarme de aquellos.

Por mi cabeza pasan mil ideas. De momento quiero estudiar y ser una persona normal y corriente, y tener una familia, pero otras veces me dan ganas de dejarlo todo y sentirme libre y no tener que ver con nadie.

Aunque mi vida no está mal, me gustaría hacer tantas cosas..., ser conocida, querría ser "alguien", llegar a algo, algo significativo, algo que influyera en los demás, algo que dejara huella, sentirme libre, escribir mil historias, pero no formar parte de ninguna.

Todos los días, al acostarme, sueño que soy libre, independiente y rebelde, pero, al levantarme cuando suena el despertador, sé que empieza otra vez la maldita rutina, la que me aburre, la que me quita las ilusiones. Sólo cuando me pongo a escribir, me desahogo, pienso que soy otra persona, veo situaciones felices, tristes, amargas...Pero me gustan porque, aunque sean ficticias, en ese momento me siento especial.

INMA

El Rosario en Sevilla

ENTREVISTA CON MI CORAZÓN

¿Que si te sigo queriendo?

La verdad, no lo sé… solo sé que siempre estás ahí, en mi corazón, en mi mente… y no sales de ahí. Cada vez que te veo, mi corazón salta de alegría, cada vez que me sonríes, me entran escalofríos… soy así y no puedo evitarlo.

¿Que eso es amor?

Puede ser, pero tengo que ocultarlo, por el que dirán, por lo que de ti y de mí puedan llegar a pensar…

¿Que por qué ocultarlo?

Por ti, por mí, por ella, por todos… si lo digo, sufro, si me callo, muero… pero es así y no puedo hacer nada para cambiarlo, por que siempre estarán ella y los demás.

¿Que si podré olvidarte y salir con otro?

No lo sé… solo sé que van diciendo que estoy desesperada, que quiero salir con alguien por salir, pero eso no es verdad…

¿Que por qué?

Porque tengo el alma herida y el corazón lloviendo. Y dentro de mí, necesito a alguien que cure mi alma y ponga un paraguas en mi corazón… alguien que me trate como algo más que una AMIGA.

Para Pablo, José A y Roberto (3º ESO A) y Burlón de parte de nosotras.

El Rosario en Sevilla

ME SIENTO CONFUSA…

Yo... me siento tan confusa, mis sentimientos no se aclararán para yo poderme aclarar.

No sé lo que pasa dentro de mí, sólo sé que está todo revuelto y no llega a un orden para poder seguir adelante. Todo está mezclado... ¡Y tan mezclado!

A veces llego a una conclusión, pero, sin darme cuenta, esa conclusión se me va y se vuelve a mezclar con esa mezcla de antes, con lo que ahora es mayor y más difícil y dolorosa.

Necesito desenredarlo todo para realmente saber qué es lo que deseo, a lo que aspiro y quiero. Pero por lo que veo eso no va a ser posible todavía.

Espero que en un futuro esa mezcla sea sólo un recuerdo de mi adolescencia, que recordaré alegre, pero, claro, eso será en un futuro. Mientras estaré aquí, intentando arreglarlo todo.

Una incomprendida adolescente

El Rosario en Sevilla

SENTIMIENTOS

Sentimientos

¿Por qué me ocultas la verdad?

Eres callada , dulce , cariñosa y tímida .

Es invierno caen gotas de lluvia blandas

No mires mas a la ventana

Que sentirás el viento frío de la mañana

Silencio

¿Por qué no hablas o duermes?

Callas , te escondes en ti misma

Para evadirte de la realidad

Vuelve , incorpórea

que te necesita al despertar

Te siento ,

¿Para qué lloras y te corroes?

Hablas , ahora que yo me he ido ,hablas

Y te escondes ;

Te escondes para quemar tus ansias

Se te cumplieran tus deseos

Derribaste mi torre y galeón

Eres incorpórea , pero siento tu dolor.

JULIÁN

El Rosario en Sevilla

UNA CARTA

Mi querido amigo.

Hoy es mi cumpleaños y me encuentro muy mal, tengo unas ganas de llorar increíbles no debería de ser así pero lo es, siempre estoy rodeada de gente pero me encuentro muy sola, sin nadie que me aprecie de verdad, sin que me quieran y sin que me comprendan, todo el mundo me dice que no me sienta mal que ellos están ahí para todo, pero no es así, solo cuando me ven que estoy mal o estoy llorando es cuando se acercan a mi.

Me siento vacía, muy mal y muy sola, necesito saber que hay alguien, aunque sea una sola persona, a la que le importe de verdad y pueda confiar en ella sabiendo con seguridad que no me va a traicionar y que con el paso del tiempo no me dará de lado; me gustaría encontrar a alguien así, a una amiga de verdad.

Quiero que sepas que me siento sola, aunque te tengo a ti, que tu nunca me abandonas, siempre que te necesite estarás ahí, solo tengo que coger un bolígrafo y ponerme a escribir sobre ti; pero tu solo me escuchas, no me puedes hablar, ni dar consejos, ni abrazarme cuando lo necesito; tienes un gran don: el saber escuchar; pero te falta otro muy importante: el saber hablar y aconsejar; por eso te cuento que me encuentro sola, porque no me puedes hablar, y, aunque yo te lo cuente todo, tu no te inmutas por nada .

Bueno, solo era eso, te necesitaba una vez más. Gracias por escucharme, mi querido amigo. 

ALI.

El Rosario en Sevilla

DE UN DIARIO…

Sevilla, 24 de enero de 1999

Últimamente, siempre se repite la misma imagen en mi mente: caigo desde una gran altura en busca de otro mundo que desconozco. No puedo quitarme esa idea, cada día que pasa lo deseo más y más hasta que un día lo lleve a cabo.

Empiezo a estar convencido de que es lo que realmente me espera abandonar la vida en el peor momento, donde crees que vas a estar sin remedio, ese momento donde todo está oscuro y nadie puede ayudarte a salir de él .

Ya no creo que aguante demasiado, las cosas me superan y cada vez me hundo en el profundo agujero. Y si este es mi destino, cada vez más próximo hay algo que no comprendo. ¿Para qué vine a este mundo? Este mundo en el que no encuentro camino que seguir, un mundo que se cierra ante mis ojos llorosos de inquietud.

No me lo explico, no hubiera cambiado nada la humanidad sin mí, nadie me habría echado de menos ya que nunca me habría querido nadie, y sin embargo ahora la solución no es tan sencilla; conlleva dejar atrás a gente que te aprecia, aunque una muerte deseada no tiene por qué dolerles. Yo he cambiado mucho, ya no soy aquel niño risueño que tenía en la boca siempre una sonrisa sincera; ahora casi nunca sonrío. La sonrisa es un gesto externo de una alegría que yo ya he perdido hace mucho .

Mucho hace ya que la tristeza me embarga y me domina, y crece hasta que ya no puedo luchar contra ella, finalmente ha ganado la batalla.

No creo que pueda levantarme de esta caída, hoy no, ya no. Tengo ganas de llorar, hace mucho que no lloro, pero las lágrimas no me sirven de consuelo así que será mejor que las guarde hasta que se me claven en el alma. Ya ni siquiera los remordimientos podrán detenerme, ser infeliz es motivo suficiente para desear marcharse.

Sé que esta es una salida fácil, una rendición frente a las dificultades, sé que es de cobardes pero no me importa. No me apetece ser valiente no tengo fuerzas para serlo. Y nadie sabe si los valientes han sido felices, yo creo que no.

Sigo en el suelo y caigo en lo mas profundo con cada noche que pasa, noches solitaria que me comen por dentro mientras la melancolía se adueña de mi corazón.

¡Que corazón más oscuro! lleno de tristeza y soledad, de miedo y de rabia. Es muy triste sentirte solo, incluso rodeado de ciertas personas que dicen que te quieren y que todo lo hacen por ti. Ojalá todo se acabe pronto, deseo no despertar y, al alba, comprobar que ya no tengo cuerpo y que no tengo por qué preocuparme de hacer las cosas bien. Sólo flotaré y vagaré entre las nubes como un gas que fluye por la ciudad.

No llores por mí. No quiero más lágrimas que las mías en el momento del adiós. No quiero que nadie sufra más que yo con mi marcha. Yo soy el que no volverá a sentirlo; vosotros tenéis años de dicha y desdicha por delante y sois dueños de vivirlos como queráis. Yo ya he elegido los míos y prefiero volar eternamente a morir cada día cuando se marche el sol.

D.C.R.

El Rosario en Sevilla

APUNTES

El amor que prodigo por ti no calmará la sed de mi alma, no dará refugio a mis sentimientos ni calor a esos días de lluvia. Mas ese amor que duele, pero que me da la vida, perdurará aún deshecho en llamas. 


Yo te busco… ¿Tú me encuentras? Tú me buscas… ¿yo te encuentro? ¿Es el amor una ironía que nos persigue por la noche y nos envuelve por el día? Si es así, yo disfrutaré de esa temida ironía que amarga dulcemente.


     La noche cae y nuestras almas se juntan para compartir un mismo lecho, tú me besas, yo te beso en ese amor que nos envuelve y esa pasión que nos envuelve y esa pasión que nos quema. Solo pienso en el amanecer para olvidar y no recordar que en unas pocas horas tú y yo . Dos almas nos separaremos por un poder que nos supera, más no me aflijo, pues pienso que tú y yo consagrados al amor sin tiempo, viviremos un pasado, un presente y un futuro. Para ti, para mí siempre juntos.

El Rosario en Sevilla

HE MIRADO EL HORIZONTE

He mirado al horizonte

y me ha confesado ser inalcanzable.

No lo he creído, porque mi necedad me cubrió los ojos.

Yo siempre he soñado con llegar a rozarlo,

pero era mi inexperiencia,

o quizás el haber vivido demasiado.

Por una vez vi mi ilusión realizada,

pero era agua entre las manos.

Sólo sé de un hombre que se colgó del arco iris

y ahora se arrepiente de ello.

 

Me consuelo pensando en que aún es pronto

y en que las cenizas de dos días me marcarán para toda mi vida

y en el recuerdo, que ahora es polvo y me asfixia.

El hoy y el ayer ya son pasado y debo esperar lo siguiente,

aunque sigue siendo imposible.

Imaginación, sólo imaginación de la que me canso.

El lamento llega tarde y es inútil.

 

Quizás el horizonte tuviese razón,

debí creerlo la primera vez.

Ahora me ahogo en llanto

y me deshago en el ayer

y en la pérdida de lo que nunca tuve.

He engendrado el dolor desde el primer día

y ahora he dado a luz

y se ha vuelto contra mí.

 

Ahora, solo, con mi pesar

recuerdo lo que nunca vi

y lo añoro.

KURT

El Rosario en Sevilla

¿QUÉ HAY DENTRO DE …?

Soy una persona que se siente confusa y muy diferente a los demás. A veces pienso que hay algo dentro de mí que tengo que cambiar, y es mi corazón, lo tengo vacío y nadie lo puede llenar.

No soy una mujer que está desesperada, al contrario, soy una mujer que necesita a una persona para que me ayude a comprender quien soy verdaderamente.

Hay una persona a quien quiero mucho y que ahora la tengo que olvidar, es un chico que me llenó el corazón y que ahora me lo ha vaciado, me lo ha dejado hueco y nadie lo podrá saber más que yo.

Tengo un secreto guardado en mi interior, está metido en el corazón, eso es como un baúl de recuerdos. Quien pueda descubrir ese secreto, que venga a mi corazón y si es el chico que yo espero, sabré verdaderamente quien soy yo.

ANÓNIMO.

El Rosario en Sevilla

NO COMPRENDO

No sé si te estoy odiando

o tan sólo me lamento

del fracaso que ha tenido

mi corazón sangriento.

Creí tener una amistad,

creí tener tus consejos,

creí que aquella sonrisa

era prueba de tu afecto.

Amistad de hipocresía

que aún recuerdo en silencio.

 

No comprendo ni quiero comprender

porque de amistad me muero,

mi amistad no vale nada,

es tan sólo un triste verso,

una burla de personas

que me hundieron en mi sueño

y, al no ver la realidad

de un amigo que yo quiero.

 

Perdona por llamarte amigo

y por decirte todo esto,

perdona mi mirada fría

y perdona mi silencio.

 

Con odio tendré que mirarte,

aunque por dentro te quiero,

con odio te miraré

aunque me muera en silencio.

MACARENA

El Rosario en Sevilla

POR AMOR

Por amor me perdería y me volvería a encontrar.

Por amor vendería mi alma al mismísimo diablo.

Por amor moriría, y también viviría.

Por amor daría cuanto soy.

Por amor daría mis ilusiones y todos mis sentimientos a la persona amada.

 

Por amor recorrería cielo, mar, tierra y aire.

Por amor daría mi propia vida y la de mis seres más queridos.

¿Qué más puedo dar?

¿Qué más se puede pedir?

Por amor daría mi corazón y todo lo que en estos momentos siento.

Por amor, todo por amor…

UNA CHICA DE BUP

El Rosario en Sevilla

SOBRE LAS DROGAS

Parece mentira la cantidad de jóvenes que hay luchando por un futuro mejor, y, después, cuando sales un día por la noche, solo se ven a chavales y chavalas en un banco cualquiera con sus litronas y sus porros como si estuvieran en el patio de su casa comiendo pipas y bebiendo coca cola .

Yo, personalmente, creo que es una forma bastante tonta de perder el tiempo, ya que, haciendo cualquier otra cosa o incluso saliendo por las noches no es imprescindible coger una borrachera y liarse a hacer el ganso en medio de la calle, porque hay que tener un poco de consideración por los demás ya que la mayoría de las personas mayores suelen estar acostadas a las doce de la noche ,que es cuando los jóvenes suelen salir y poner la música a toda máquina.

Hay chavales a los que les encantan, por ejemplo, salir por la noche, hincharse de beber y meterse con todo el que pase; así, comienzan muchos conflictos que suelen acabar bastante mal incluso se han cometido asesinatos por culpa del alcohol y por no saber lo que se dice en un momento dado que es bastante inoportuno para decir tonterías.

Yo no soy ninguna amargada ni reprimida a la que no le gusta salir ni divertirse, al contrario, me encanta irme por ahí de cachondeo con mis amigas y divertirme ,pero no así, no de esa manera, yo no cojo los colocones que cogen la mayoría de los chavales y no digo que no beba algo ni que no fume, pero no como los demás, yo lo hago con más moderación y me sé controlar.

Hazme caso, no digo que no te tomes tus copas, pero hazlo con moderación y aprende a controlarte.

ALICIA

El Rosario en Sevilla

HUYE, COMO DE COSTUMBRE

Huye como de costumbre,

y yo intento atraparle;

pero cuando menos me lo espero

está a la vuelta de la esquina.

 

Intento acercarme,

y cuando lo hago

ya se ha ido, lejos,

donde no le pueda atrapar;

lo he intentado muchas veces,

pero siempre logra escapar.

Le necesito,

no puedo vivir sin él;

y cuando creo que le tengo, se va,

se va como de costumbre

y yo, yo le sigo donde quiera que va.

Por él cruzaría bosques, lagos,

ríos, continentes y océanos...

Por él daría lo que tengo.

 

En los momentos que está contigo

no sabes ni puedes pensar en otra cosa

y cuando huye, como de costumbre...

otra vez, como al principio, sola.

ISABEL

El Rosario en Sevilla

TE QUIERO

Estoy escuchando viejas canciones en un programa de radio. Mientras las escucho no consigo borrar de mi mente tus ojos verdes, lo mismo que me pasa con tu pelo negro cuando como; o con tu bella sonrisa mientras duermo.

La verdad es que en ningún momento del día puedo dejar de pensar en ti. Te busco donde quiera que vaya, te huelo donde quiera que esté, y escucho tu voz en cualquier sitio y a cualquier hora.

Creo que lo que me pasa es que Te Quiero.

Por eso tengo miedo a que un día no muy lejano, te pueda dejar de ver.

Sólo te pido que si algún te fueses, me dieras una señal para que yo sepa que estás bien.

Te Quiero.

Pulse para imprimir el Articulo

Ir al inicio de esta página

 

© El Rosario en Sevilla 2004. - Carlos J. Romero Mensaque