Volver al menú de Misterios del RosarioMisterios del Rosario


Misterios del Rosario Dolorosos.isterios Luminosos.

 

El Rosario en Sevilla

Ir al inicio de esta página1.- Primer Misterio. El Bautismo de Jesús.

El Bautismo de JesúsJesús en el Jordán se hace solidario con todos los que somos pecadores. Es el Siervo de Dios, que acepta la Misión de salvar a los hombres cargando con sus pecados. La respuesta de Jesús a la extrañeza de Juan es muy elocuente. Es necesario que todo se cumpla así lo que Dios quiere, es decir, por el camino de la Cruz.

Del Evangelio de San Mateo

Entonces fue Jesús de Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirlo diciéndole: Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí? Jesús le contestó: Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que Dios quiere. Entonces Juan se lo permitió: Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre Él. Y vino una voz del cielo que decía: Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto"

Palabra de Dios

PETICIÓN Y OFRENDA

Sobre nuestra responsabilidad en el mal que existe en el mundo y nuestra Misión como cristianos de comprometernos en el plan de Jesús para liberarlo.

El Rosario en Sevilla

Ir al inicio de esta página2.- Segundo Misterio. La Boda en Caná.

La Boda en CanáEl primero de los 'signos' llevado a cabo por Jesús –la transformación del agua en vino en las bodas de Caná– nos muestra a María precisamente como maestra, mientras exhorta a los criados a ejecutar las disposiciones de Cristo (cf. Jn 2, 5). Y podemos imaginar que ha desempeñado esta función con los discípulos después de la Ascensión de Jesús, cuando se quedó con ellos esperando el Espíritu Santo y los confortó en la primera misión. Recorrer con María las escenas del Rosario es como ir a la 'escuela' de María para leer a Cristo, para penetrar sus secretos, para entender su mensaje.

Del Evangelio de San Juan

Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos. Y no tenían vino, porque se había acabado el vino de la boda. Le dice a Jesús su madre: «No tienen vino.» Jesús le responde: «¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.» Dice su madre a los sirvientes: «Haced lo que él os diga.»

Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de dos o tres medidas cada una. Les dice Jesús: «Llenad las tinajas de agua.» Y las llenaron hasta arriba. «Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala.» Ellos lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde era (los sirvientes, los que habían sacado el agua, sí que lo sabían), llama el maestresala al novio y le dice: «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.» Tal comienzo de los signos hizo Jesús, en Caná de Galilea, y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos.

PETICIÓN Y OFRENDA

Sobre la tristeza que tantas veces invade el corazón de los hombres y nuestro compromiso de ser como el vino nuevo que despierta en los hombres la esperanza.

El Rosario en Sevilla

Ir al inicio de esta página3.- Tercer Misterio. El anuncio del Reino de Dios, invitando a la Conversión.

El anuncio del Reino de Dios, invitando a la Conversión.La Salvación de Dios está centrada en la persona de Jesús. Ahora y aquí, en el momento en que Jesús aparece ante las gentes se está realizando la Salvación prometida por Dios en la Antigua Alianza. El Reino es ya una realidad tangible, a la que Jesús nos invita desde una profunda y radical Conversión.

Del Evangelio de San Marcos

Después que Juan fue entregado, marchó Jesús a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios: «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva.»

Bordeando el mar de Galilea, vio a Simón y Andrés, el hermano de Simón, largando las redes en el mar, pues eran pescadores. Jesús les dijo: «Venid conmigo, y os haré llegar a ser pescadores de hombres.» Al instante, dejando las redes, le siguieron.

Caminando un poco más adelante, vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan; estaban también en la barca arreglando las redes; y al instante los llamó. Y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron tras él.

Palabra de Dios

PETICIÓN Y OFRENDA

¿¿Quiénes pueden ser hoy en día llamados a una Conversión? ¿En qué podemos nosotros cambiar para que nuestro mundo lo haga?

El Rosario en Sevilla

Ir al inicio de esta página4.- Cuarto Misterio. La Transfiguración.

Del Evangelio de San Mateo

La TransfiguraciónLa gloria de Dios es que el hombre viva en plenitud, usando de los talentos que Él nos ha dado. La Gloria de Jesucristo manifestada a sus discípulos en el Tabor a veces nos impide descubrir cómo el Señor se hace tantas veces presente en nuestros hermanos, sobre todo los más necesitados.

Unos ocho días después de estas palabras, tomó consigo a Pedro, Juan y Santiago, y subió al monte a orar. Y mientras oraba, el aspecto de su rostro se mudó y sus vestidos eran de una blancura fulgurante. Y he aquí que conversaban con él dos hombres, que eran Moisés y Elías; los cuales aparecían en gloria, y hablaban de su partida, que iba a cumplir en Jerusalén. Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño, pero permanecían despiertos, y vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él. Cuando ellos se separaron de él, dijo Pedro a Jesús: «Maestro, bueno es estarnos aquí. Podríamos hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías», sin saber lo que decía. Estaba diciendo estas cosas cuando se formó una nube y los cubrió con su sombra; y, al entrar en la nube, se llenaron de temor. Y vino una voz desde la nube, que decía: «Este es mi Hijo, mi Elegido; escuchadle.» Cuando cesó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos callaron y, por aquellos días, no dijeron a nadie nada de lo que habían visto.

PETICIÓN Y OFRENDA

Petición para poder ver la gloria del Señor en los pueblos y personas más necesitadas.

Compromiso de ser también nosotros, en nuestras obras, transfiguradores del rostro glorioso de Jesús.

El Rosario en Sevilla

Ir al inicio de esta página5.- Quinto Misterio. La última cena de Jesús con sus Discípulos.

La última cena de Jesús con sus Discípulos.La Eucaristía es el centro de nuestra vida cristiana. El mismo Cristo se hace pan y vino y nos reúne en una perfecta comunión de Amor entre Dios y los hombres. La Eucaristía es el núcleo fundamental de nuestra parroquia, eje de todos los grupos y hermandades que hacen visible la Iglesia.

De los Evangelios de San Juan y San Mateo

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.

Institución de la Eucaristía.

Mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: «Tomad, comed, éste es mi cuerpo.» Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo: «Bebed de ella todos, porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados. Y os digo que desde ahora no beberé de este producto de la vid hasta el día aquel en que lo beba con vosotros, nuevo, en el Reino de mi Padre.»

PETICIÓN Y OFRENDA

Petición y ofrenda por nuestra parroquia y asociaciones y hermandades para que este Adviento sea una preparación comprometida para la venida del Mesías, nuestro Señor. 

Pulse para imprimir el Articulo

Ir al inicio de esta página

 

© El Rosario en Sevilla 2004. - Carlos J. Romero Mensaque