Volver al menú de Perfil Personal y Profesional del AutorPerfil Personal y Profesional del Autor

Mis Hermandades


Hermandad de Nuestra Señora del Rosario y Santo Cristo de la Paz (Humeros).ermandad de Nuestra Señora del Rosario y Santo Cristo de la Paz (Humeros).

 

Nuestra Señora del RosarioCapilla propia de Nuestra Señora del Rosario.

                Barrio de los Humeros.

                            Sevilla.

Hermandad de Gloria.

Celebra sus cultos en octubre. El 12 de octubre, por la mañana, celebra un Rosario público de Aurora con la imagen de la Virgen haciendo estación al convento de Madres Capuchinas, donde se celebra la Misa y, luego, a las 11 de la mañana, vuelve en solemne procesión a su capilla.

Hermanos: 240 aprox.

Hermano Mayor: Juan Antonio Martín López

Dirección Web: http://www.humeros.org

 

 

El Rosario en Sevilla

HISTORIA

Una devoción como la del Rosario va a convertirse en la más genuina expresión de la religiosidad popular en los años finales del siglo XVII y toda la centuria posterior a través del fenómeno de los rosarios públicos, peculiar uso que se organiza en parroquias y conventos así como por los propios vecinos de los barrios en torno a retablos callejeros erigidos por la piedad popular. Uno de estos retablos o tabernáculos fue el que, situado en un muro del Colegio de San Laureano, albergaba una imagen de la Virgen con el Niño, a la que se advocó del Rosario.

Aunque la documentación existente no permite aclarar sus orígenes, resulta razonable pensar que los vecinos del arrabal de los Humeros, organizadores de un Rosario público que diariamente recorría las calles partiendo de este tabernáculo donde todos se citaban, y se hacían los ofrecimientos, consolidaran esta devoción y se erigieran en Hermandad con el doble instituto de venerar la imagen de la Virgen y mantener la práctica devocional del Rosario.

Visita del Cardenal Ilundain a la Capilla en noviembre de 1924Merced a las gestiones de su Mayordomo Miguel de Liñán, en 1747 se abre ante el Municipio un expediente para la edificación de una capilla dedicada a la Virgen del Rosario. A pesar de la penuria económica de un arrabal tan humilde, sus vecinos apoyan económicamente esta obra, que se culmina felizmente en 1761 con la bendición del nuevo templo. El propio Mayordomo concierta con el escultor Jerónimo Roldán y Serrallonga las hechuras de una imagen de la Virgen del Rosario y la del Crucifijo de la Paz, la cual estaba destinada a presidir los Vía Crucis que organizaba la Hermandad durante la Cuaresma así como formar parte del aparato mortuorio para los hermanos.

Tras una etapa difícil durante la primera mitad del siglo XIX en que la capilla fue el oratorio de una pequeña comunidad de frailes carmelitas, con la advocación de Santa Teresa, la corporación surge con renovado vigor hacia 1685. Los nuevos oficiales se marcan como objetivo fundamental revitalizar los cultos a fin de acrecentar la devoción del barrio a la Virgen. En este sentido, se promueve el Rosario público, que cuenta con las siguientes modalidades: ordinario (todas las noches del año y, posteriormente, las madrugadas o auroras), penitencial, de Ánimas (con simpecado propio, morado y lienzo de dolor, que se conserva) y el de Gala, con las insignias más ricas y que salía en la festividad de la Virgen. Igualmente se celebra anualmente una Novena. Poco a poco el Rosario de Gala se sustituye por una procesión anual con la imagen. Singularmente notable fue la que realizó en 1881 al Palacio Arzobispal, donde fue recibida por el Cardenal Lluch y Garriga, devoto de la Virgen.Retablo Mayor de la Capilla de los Humeros

La última gran etapa de la Hermandad fue sin duda la de los años 20 y 30 hasta la Guerra Civil en torno a la figura de Enrique Gómez Millán, Hermano Mayor, que llevó a cabo una entusiasta labor de fomento del culto de la Virgen así como una amplia reforma en el gobierno y la administración de la Hermandad. Entre sus iniciativas cabe destacar el coro de campanilleros, la asociación de hermanas, obras de consolidación de la capilla, las fiestas de la Cruz de Mayo y, sobre todo, la Función y Procesión de la Virgen.

Después de la Guerra, la Hermandad parece declinar un tanto, aunque mantiene su actividad ordinaria. En 1968 se hace preciso trasladar las imágenes a San Vicente, pues la capilla amenazaba ruina. Son momentos muy difíciles en los que la corporación está a punto de perder su sede secular. Restaurada precariamente, retorna a ella en 1975, siguiéndose una grave crisis de gobierno hasta que en 1980 un grupo de jóvenes, con el apoyo del entonces Hermano Mayor Rafael García Serantes, inicia una esperanzadora revitalización, que hoy es ya una realidad feliz y pujante. Lo principal a destacar de la etapa actual es la consolidación de los cultos a la Virgen con la novedad del Rosario público de la Aurora con Procesión matutina de la Virgen el 12 de octubre, restauración integral de su patrimonio: imágenes titulares, Simpecado, manto de la Virgen, cuadros de la iglesia, coronas... aunque resta la consolidación definitiva de la fábrica del templo. Igualmente se ha creado un grupo joven, que destaca sobre todo por su coro.

El Rosario en Sevilla

PATRIMONIO

Santo Cristo de la Paz La capilla cuenta con un notable retablo en el muro del presbiterio que realizó Lorenzo López Caballero en 1764.

La imagen de la Virgen es obra documentada de Jerónimo Roldán Serrallonga al igual que el Cristo de la Paz. Ambos han sido restaurados muy recientemente por el taller Serbal.

Otras imágenes de mérito son un San Antonio de Padua, del mismo artista, un San José, un Crucificado de tamaño menor que el natural (quizá del siglo XVI) y una pequeña imagen de Cristo Yacente, de marfil, que se venera en una pequeña hornacina de la cruz procesional.

Respecto a pinturas, caben destacar la del lienzo del Simpecado de Gala y la del de Ánimas y que representa a la Virgen, enlutada, llorando en el Calvario.

Como bordados, los del manto de la Virgen, del siglo XIX, recientemente restaurados.

Respecto a orfebrería, hay que reseñar el cetro de la Virgen, en plata, del siglo XVIII, la cruz del Niño, de plata y nácar, de la misma fecha y recientemente, las coronas de ambos, de plata sobredorada, donación de un grupo de hermanos.

Cfr. "El Rosario de los Humeros. Estudio histórico y patrimonial de la Hermandad de Nuestra Señora del Rosario y Santo Cristo de la Paz, del barrio de los Humeros", de Carlos José Romero Mensaque

Pulse para imprimir el Articulo

Ir al inicio de esta página

 

© El Rosario en Sevilla 2004. - Carlos J. Romero Mensaque