Volver al menú de Temas de OpiniónTemas de opinión sobre la Religiosidad popular y las Hermandades.

         Temas de opinión sobre la Religiosidad popular y las Hermandades.


La New Age.a New Age.

En estos últimos tiempos los distintos medios de comunicación han puesto sobre el tapete diversos dilemas éticos y morales en cantidad tal que ciertamente colapsan nuestra capacidad crítica inmediata y obligan a una reflexión serena y comprometida en el ámbito de nuestras comunidades cristianas y, entre ellas, las hermandades y cofradías. De no afrontar esta auténtica avalancha se corre el tremendo peligro de, por un lado, dejarnos arrastrar pasivamente en el ritmo de nuestra sociedad global que acerca culturas, pero también las relativiza en un "totum revolutum" intrascendente y carente de valores, o, por el contrario, cerrar nuestros ojos, ralentizar y diferir opciones y nadar contra corriente, incomprendidos y con conciencia de defraudar a quienes siguen esperando, aun sin reconocerlo, una respuesta a tantos interrogantes.

La moda de la "new age" ya en los umbrales del siglo XX impregnó de una actitud un tanto extravagante a distintos ámbitos del arte y la cultura. Se palpaba en el ambiente un ansia enorme de novedades, de romper esquemas obsoletos que impedían el libre curso de las ideas... Se experimenta, se elaboran diseños atrevidos... pero casi sin querer, al arrinconar ideas y creencias como mueble viejo, se dejaban en las tristes habitaciones retazos de alma, esquemas de sentido, calor... y sentimientos más allá de la estética... La "new age" recubría de una superficie "encantadora" a personas y edificios, pero cuando aquellas y éstos fueron destrozados por las guerras mundiales, la alegre sociedad occidental tuvo de nuevo miedo... y el mundo de cristal de las Grandes Exposiciones se quebró como una triste fantasía. ...

El ser humano se encuentra en esta época de la globalización en una encrucijada ética de especial relevancia. Hoy más que nunca se hace precisa una reactivación de los valores absolutos que den un sentido coherente a la dignidad de las personas por sí mismas y en relación solidaria con los demás. Se necesitan ámbitos acogedores donde se dialogue y compartan criterios y sentimientos. Demasiadas veces se afrontan dilemas éticos desde los fríos principios y se obvian las circunstancias y el dolor de las personas que los protagonizan... Demasiadas veces se nos inunda de noticias tristes, crueles para que poco a poco nos insensibilicemos en nuestra cultura del confort... Demasiadas veces, en fin, nos despreocupamos de nuestro alrededor metidos en nuestras preocupaciones particulares de cofradías, de parroquias... aunque, eso sí, nos preocupe integrarnos en la red telemática para no perder el tren de la globalización ....

Desde nuestras hermandades podría iniciarse una auténtica y revolucionaria "new age" del compromiso, en la más auténtica tradición cofradiera. Para ello preciso será que, manteniendo nuestro atractivo de superficie estética que tanto atrae a las gentes, creemos en nuestros ámbitos internos unos espacios cargados de sentimientos afectivos a todo el que se acerque, sea cofrade o no, que la devoción a las imágenes se prolongue a la acogida amistosa al hermano, que las lágrimas de emoción surgidas al paso de la cofradía lleven a un espíritu de escucha y comprensión cuando el dolor, la duda....el dilema moral llega a nuestras vidas. Conseguir que una Hermandad tenga el preciosismo estético de una vida interior, que en ella la fe sea una actitud natural y coherente ayudará sin duda a que sea una referencia externa de esta nuestra Iglesia que necesita hoy más que nunca ser esa instancia de sentido que nos invite a reflexionar y a crecer como personas en torno al Dios Crucificado, que desde cada noticia de los medios de comunicación nos interroga sobre nuestra fe y capacidad de compromiso cristiano y cofrade.

Carlos José Romero Mensaque

Pulse para imprimir el Articulo

Ir al inicio de esta página

 

© El Rosario en Sevilla 2004. - Carlos J. Romero Mensaque