Volver al menú de Artículos de InvestigaciónArtículos de Investigación


Los Rosarios de Animas y sus Coplas en Sevilla y su provincia: una tradición secular y expresiva de la Religiosidad Barrocaos Rosarios de Animas y sus Coplas en Sevilla y su provincia: una tradición secular y expresiva de la Religiosidad Barroca.

El Rosario en Sevilla

Entre la amplia modalidad de procesiones del Santo Rosario público o callejero que se desarrollaron en Sevilla y su provincia desde finales del siglo XVII resultan muy significativos las de Ánimas, que se organizaba durante nueve días (Novena de Ánimas) desde la víspera del día de los Difuntos, haciendo estación a retablos de ánimas, cruces o cementerios. Aunque solía salir el cortejo tras el toque de Oraciones (Prima), no eran privativos de esta hora, sino que también se organizaban en las madrugadas . Se ha podido constatar la utilización de un Simpecado morado con un lienzo de dolor, como el que todavía conserva el Rosario de los Humeros de Sevilla. También la Hermandad de la Resolana contaba con un Simpecado similar, pero al que se le colocaba un lienzo representando las Ánimas Benditas. En Mairena del Alcor todavía se conserva uno en la capilla del cementerio de la localidad, que pertenece a la Hermandad de Ánimas Benditas.

Fue pionera de este Rosario de Ánimas la Hermandad del Rosario de la Asunción de las Gradas, dependiente de la Sacramental del Sagrario de Sevilla, quien organizó la primera comitiva el 2 de noviembre de 1712 tanto en su modalidad de prima como de madrugada. Matute se refiere a Francisco José de Aldana y Tirado como principal promotor de esta iniciativa, publicándose un interesante folleto en que se invita a todos los Rosarios de España a sumarse a esta práctica que ciertamente gozó de gran predicamento en la ciudad y posteriormente en toda la provincia:

" [...] Y combida a todos los Rosarios de toda España a que así lo executen, que no se puebla el Purgatorio sólo de los vecinos del Sagrario. ¡Qué feliz será el que en cada parte donde esté, se leyese, se encargase de ser el procurador y padrino de las Benditas Ánimas! ¡Qué de bienes temporales y espirituales puede prometerse! y lo que más es, el verse con ellas en la Gloria [...]

En su primera organización se establece que no haya música ni se recite el Gloria, sino que el coro de en medio entone el Réquiem aternum y que el día posterior a la Novena se celebran tantas misas en sufragio de las ánimas como se pudiese según la limosna recaudada en los Rosarios.

Durante el mes de noviembre los cementerios de las parroquias eran lugares obligados para la estación de estos rosarios, donde cantaban responsos y coplas sobre el tema de la muerte: algunos con carácter general como el de San Sebastián o el hospital del Amor de Dios o el alto de los Humeros, todos en Sevilla, muy caracterizados por encontrarse allí miles de sevillanos enterrados en las pestilencias de 1649 y la de 1800. Las ceremonias que allí tenían lugar con los rosarios eran auténticas "fiestas de la muerte".

Muy importantes durante el siglo XVIII, los Rosarios de ánimas comienzan a declinar en la segunda mitad del XIX en su expresión callejera, circunscribiéndose la devoción al interior de las iglesias durante el mes de noviembre, donde se seguían cantando las coplas.

No obstante, en Sevilla no se han conservado coplas que se cantaban en estos Rosarios, aunque sí en la provincia, tanto letra como tonada musical, lo que constituye un preciado tesoro que en gran parte permanece vivo y en otros casos la memoria popular todavía lo conserva.

En este breve artículo voy a presentar una selección de algunas de estas coplas, tal como las recuerda la memoria popular o alguna documentación encontrada en archivos o cancioneros.

Las coplas de Ánimas son composiciones sencillas, con la métrica tradicional de siete versos, siendo el quinto más corto (aunque hay coplas de otras métricas irregulares), y que evocan la triste suerte de las ánimas que piden oraciones y limosnas para ayudarlas a purificarse de sus pecados allá en el Purgatorio. Algunas están en tercera persona, pero muchas otorgan la palabra a las propias ánimas que, en primera persona, se dirigen lastimosamente a los vecinos para solicitar su sufragio y también para advertirles de la fragilidad humana ante la muerte y del riesgo de condenación eterna si no procuran ya de vivos salvar su alma de las acechanzas del pecado. Especialmente emotivas son las que se dirigen a los familiares de los difuntos. Hay incluso una de El Viso que evoca a un niño recién fallecido.

Sin duda la serie más completa de Coplas son las que se conservan en la Hermandad de Ánimas Benditas de Mairena del Alcor.

La mayoría de estas composiciones parecen datar de la segunda mitad del siglo XIX y primer tercio del XX, aunque algunas pueden remontarse a fechas anteriores, concretamente su época de apogeo: siglo XVIII y primera mitad del XIX, quizá no con la misma métrica, pero sí contenido. Es difícil encontrar la autoría de estas composiciones, aunque en muchas se observa la mano del clérigo, primordialmente regular: dominico, capuchino, jesuita… en el fondo doctrinal que encierra la simplicidad y brevedad de los versos, pero también en esa connotación sentimental tan generalizada en las Misiones y que tan bien conectaba con el pueblo.

Las Coplas de Ánimas, la mayoría concebidas para cantarlas por las calles en noviembre durante el Rosario de la Aurora, son vivos y expresivos exponentes de una religiosidad popular, que es vivencia trascendente e inmanente de una actitud ante la vida y la muerte y recuerdo emotivo de los difuntos, que, gracias al Rosario, se hacen de alguna manera presente en una dimensión viva y espiritual con los vivos.

Estos Rosarios de Ánimas y sus coplas eran organizados fundamentalmente por hermandades y congregaciones rosarianas o de ánimas. Hoy en día permanecen plenamente vigentes en Castilleja de la Cuesta por los campanilleros de la Hermandad de la Soledad y en Mairena del Alcor por la de las Ánimas Benditas.

El Rosario en Sevilla

1. ECIJA

En la ciudad de Écija, donde aún se mantiene viva la tradición coplera de los Rosarios, se ha conservado la letra de algunas de ellas, sin fecha, que cantaban los Muñidores de la Orden Tercera de Santo Domingo, originales de José Gómez Quintanilla y que tienen un encanto singular.

Hoy hermanos a todos convida

el celo piadoso de el grande Guzmán

a rezarle el Rosario a la Aurora

por las almas santas, que penando están.

Vámosle a rogar

a la Aurora en su Santo Rosario,

las saque de penas el Rey Celestial.

------

Si a tu padre, y a tu madre entre llamas

en vivos incendios vieras abrasar,

¿qué trabajos no hicieras por verlos

fuera de estas penas, y en la libertad?

Pues ven y verás,

que este corto trabajo por ellas

las saca de penas, y el Cielo las da.

El Rosario en Sevilla

2. CASTILLEJA DE LA CUESTA

El Coro de Campanilleros de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad posee un completísimo repertorio de coplas, aunque sólo algunas de Ánimas, que cantan en la Misa de Difuntos y frente al camino del cementerio. Se denominan "Los quejíos". Extraigo las dos siguientes del cancionero crítico editado por Salvador Naranjo González- Pola:

¿Qué quejíos son esos que oigo;

las ánimas santas las oigo queja:

No hay un alma que de mí se acuerde

ni los que heredaron todo mi caudal.

Las oigo decir

No hay un alma que de mí se acuerde

ni los que heredaron todo mi caudal.

------

Vamos, vamos pidiendo limosnas

para dar sufragios a nuestra Hermandad.

Si sus almas están en el Purgatorio

pasen a la gloria para descansar.

En ese lugar

las reciba la Virgen María

y allí a su lado descansen en paz.

El Rosario en Sevilla

3. MAIRENA DEL ALCOR

En Mairena del Alcor existe la única Hermandad de las Ánimas Benditas del Purgatorio que se conserva "pura" de toda la provincia, es decir, con institutito exclusivo para el sufragio de los difuntos. Durante el mes de noviembre un reducido grupo de hermanos todavía canta en la puerta de la parroquia las antiguas Coplas de estos Rosarios de Ánimas, cuyas letras me ha proporcionado el que ha sido su Hermano Mayor Eusebio Pérez Puerto. Dada la gran cantidad de coplas conservadas, le dedico la selección más significativa:

Ya hermano ha llegado el tiempo

de que nuestras penas puedas mitigar,

si ayudáis con vuestros sufragios

a implorar la gracia de Su majestad.

Y el Señor dirá,

¡Padre mío, por estos devotos

ya nos vemos libres de tanto penar!

------

Si a tu puerta llegara una noche

unas campanillas y un triste farol

y te digan ¡Ánimas Benditas

estos son los deudos que te manda Dios!,

Tened compasión,

debes darle siempre una limosna,

nunca que la tengas le digas perdón.

-------

Vi un día sobre un cementerio

ciertas calaveras que anunciando están

que en el mundo ellas fueron vivientes

como las de hoy también lo serán.

¡Qué lección nos da!,

no seamos sordos a ese aviso.

Muchos que la vieron ya no existen ya.

------

Malos huesos que unidos estaban

a la calavera que en la iglesia está

por deshechos y muy corcusidos

el día del Juicio ellos se unirán.

Jesús bajará

de los cielos a juzgar los hombres,

la jura es muy cierta, más no hay dudar.

------------

Si a los gritos que pegan las almas

no los escuchamos con mucha piedad,

los que habemos y haya los que hallaren

nuestros venideros nos escucharán

y razón será

que en la vida pidamos por ellas

y por nuestras almas otros pedirán.

-------

Es noviembre el mes de los difuntos

y hace su Novena nuestra Hermandad

y en la calle los campanilleros

llegan a tu puerta para recordar

que si vas a misa no puedes olvidar

a los tuyos que un día se fueron

y ahora de ti esperan esa caridad.

---------

Y mirando a una tumba abierta

vi que estaba el cuerpo. El alma ¿dónde está?

De repente escuché en mis oídos

lamentos y quejas, llantos y penas.

Era el alma de aquel triste cuerpo.

Leyéndole estaban sentencia final.

---------

Calaveras y huesos cruzados

forman el escudo de nuestra Hermandad.

Sin quererlo están representando

todas las verdades de la humanidad.

Y el día llegará

en que aquí todos nos encontremos

para asistir al Juicio llamado Final.

--------

El sonido de las campanillas

y nuestros clamores testigos serán

de que hacéis por las benditas almas

todo cuanto ellas puedan desear.

Y el Señor dirá,

Padre mío, por estos devotos

ya nos vemos libres de tanto penar.

--------

Las candelas que hay en el Purgatorio

son alimentadas por el pecador;

que en el lecho triste y mortuorio

comienza a juzgarnos el Mesías Dios.

Pon mucha atención,

que sabemos que este Juez Supremo

juzgará a las almas sin contemplación.

--------

La agonía que pasan los muertos

prepara el encuentro que tienen con Dios.

El que en vida mal se haya portado,

lamentos no valen en esta ocasión.

¡Ay, qué gran dolor!

Y no olvides que la muerte llega,

no esperes aviso para la ocasión.

--------

Sollozante estaba el moribundo

temiendo el encuentro con Su Majestad;

les decía: hijos de mi alma,

haced lo posible por jamás pecar,

porque es la verdad,

que en la vida nos parece a todos

que la hora suprema nunca llegará.

---------

Todavía el sol dormilaba

y los maireneros a la iglesia van.

De las manos llevan a sus hijos

para oír la misa de nuestra Hermandad

que por sus difuntos quieren aplicar,

y les dicen: cuando yo me muera,

yo que quiero que ustedes lo hagan igual.

------------

En recuerdo de los que pasaron,

los seres queridos que esperando están

los sufragios de los que quedamos

y que a Dios pidamos por su libertad,

aplicando en esta Novena

las misas y rezos por su voluntad.

------------

Se han perdido las buenas costumbres

que nuestros mayores quisieron dejar:

el rezar por las benditas almas

que en el Purgatorio padeciendo están,

porque es gran verdad

que las misas que el pueblo ofrecía

eran los sufragios por su voluntad.

-----------

Francisquito, Guillermito y Pepe,

Pablito y Chapito y otros muchos más,

las campanas de Ánimas Benditas

que ustedes tocaban, no se perderán,

que nosotros tomamos las riendas

que ustedes dejaron en nuestra Hermandad.

--------

En la iglesia, sobre un aparato,

una calavera colocada está,

con voz muda, anunciando a todos

que nada en la vida para la eternidad,

qué lección nos da,

no seamos sordos a ese aviso.

Muchos que la vieron ya no existen ya.

----------

Una escala que al cielo llegaba

se le presentó en sueño al grande Jacob.

Por ella subían las almas

que iban al imperio a gozar de Dios

con comparación,

que el Rosario de la santa escala

el gran Patriarca en el sueño vio.

--------

Si las almas de nuestros hermanos

que las campanitas tocaron aquí

cometieron pecados humanos,

líbralas del fuego,

no las hagas sufrir.

-------

Concluimos aquí en esta noche

los campanilleros con su obligación.

No han temido ni al viento ni al agua,

ni algún contratiempo determinador.

¡Viva su tesón!,

que aunque roncos todos han estado

ninguno ha faltado a su obligación.

El Rosario en Sevilla

4. EL VISO DEL ALCOR

Se constata una viva tradición de los Rosarios públicos a lo largo de todo el año, sobre todo en el primer tercio del siglo XX. En noviembre se cantaban algunas coplas de Ánimas, de las que ofrezco estas:

Aquí yace este niño y espera,

Bella aurora, de vuestra bondad,

que lo ponga con los serafines,

allá junto al trono de la Trinidad.

Ángeles, bajad

y alistad en tan noble bandera

a este niño bello que os va a acompañar.

--------------

Piadosísima Reina del Cielo,

Vuestra piedad grande tenga compasión

de las almas que en el purgatorio

tristes y afligidas están en prisión.

Pedidle al Señor

que las saque de aquellos tormentos

y las lleve al puerto de la salvación.

------------

Una madre le grita a su hija

desde el purgatorio sin poder salir:

Hija mía, qué grandes dolores

pasé en este día cuidando de ti;

y ahora ¡ay de mí!

no te acuerdas de tu triste madre,

ni un ave maría has dicho por mí.

-------------

Debe siempre tener a su lado

la madre a sus hijas, pues ha de pensar

que del rato que ausente las tiene

al Omnipotente cuenta le han de dar.

No se ha de engañar

pues las hijas fuera de sus madres,

si una sale buena, dos mil no saldrán.

 Carlos José Romero Mensaque

(Publicado en Actas de la II Jornadas de Historia sobre la provincia de Sevilla, Aznalcázar- Villamanrique, Asociación provincial sevillana de cronistas e investigadores locales, 2005, págs 347- 355.)

Pulse para imprimir el Articulo

Ir al inicio de esta página

 

© El Rosario en Sevilla 2004. - Carlos J. Romero Mensaque